viernes, 1 de abril de 2016

HUMMUS DE GARBANZOS

 ¡ HUMMUS¡ Maravilloso plato de garbanzos. Según pasa el tiempo, me gusta más y más... 
Puedes tomarlo frío o caliente. Como primer plato acompañado con champiñones, berenjenas..
O como delicioso entrante con  unos colines, nachos, tostaditas, pan ácimo..
Añádele remolacha,o aguacate, aceitunas negras, pimentón, perejil, ajo negro, ... y juega a  cambia su color y su sabor. 
Prueba también en diferentes texturas.
Da mucho juego: La imaginación a la mesa 





INGREDIENTES:

Garbanzos cocidos. 
Ajonjolí o sésamo tostado (Tahina), o Gomasio. 
1 ó 2 dientes de ajo. 
Zumo de limón. O de lima con un toque diferente. 
Media cucharada de comino 
Aceite de oliva virgen. 
sal

ELABORACIÓN:

1.- Pon en remojo los garbanzos, con agua caliente, durante al menos 6 horas. Escúrrelos bien y ponlos a cocer en una cazuela con el agua caliente. El tiempo variará según la dureza del agua, la calidad del garbanzo y la olla elegida y el tiempo de remojo. En cazuela normal pueden tardar 2 h., si es exprés unos 50 minutos .

2.- Deja que se enfríe y mientras tanto, podemos preparar la tahina. También se puede comprar ya preparada y está muy rica, pero a mi me gusta prepararla. Puedes prepararla una ver y conservar el resto en un tarro de cristal en la nevera para otras veces:

En una sartén pequeña ya templada, vuelca el sésamo y déjalo unos minutos, dando vueltas constantemente hasta que se dore un poquito. Tener cuidado de no tostarlo mucho, pues puede dar amargor. Una vez frío, volcar en un vaso de batidora, añadir el doble de su cantidad de aceite de oliva virgen, por lo menos, y batir muy bien. Hay quien la prepara con agua, en lugar de aceite, pero dura menos tiempo.



3.- En un vaso de batir, ponemos dos o tres cucharadas de tahina, el zumo de limón, sal, los cominos, los dientes de ajo, aceite y una pequeña cantidad de garbanzos escurridos. Batimos bien y, poco a poco, iremos añadiendo el resto de los garbanzos y el líquido de su cocción, batiendo de nuevo hasta conseguir una pasta cremosa pero consistente. No poner todos los garbanzos al principio, pues cuesta mucho más batirlos,  y controlar también la cantidad de líquido poco a poco. Si falta se puede añadir agua.

4.-Probar y rectificar al gusto. Servir, rociar un poco de aceite por encima y ¡a la mesa a disfrutar ¡ 

Para algunas terminaciones queda muy bien no batir del todo,  por ejemplo con aguacate,  ajo negro, o remolacha;  espolvorear un poco de sésamo le da un toque "crujiente" ; espolvorear pimentón, pimienta, perejil, y jugar con los colores...